Frigoríficos expositores

Una gran cantidad de los alimentos que consumimos se conservan refrigerados o congelados. Para poder comercializarlos al público el espacio de venta debe cumplir 2 requisitos:

  • Mostrar el producto: De manera que se muestre correctamente, con la inclinación y la iluminación También es importante proteger el producto físicamente si este lo requiere.
  • Mantener la temperatura adecuada: Para garantizar el buen estado del producto la temperatura de almacenaje (o de consumo) debe mantenerse en los intervalos que este requiere.

Para cumplir con estos requisitos existen los frigoríficos expositores.

¿Qué tipos de frigoríficos expositores existen?

Hay diferentes tipos de maquinaria orientada a distintos productos:

  • Armarios frigoríficos expositores: Armarios verticales con puerta de cristal hermética. Se usan cuando se sobrepone la capacidad por encima de la visibilidad del producto y, normalmente, para autoservicio. Pueden ser:
    • Para productos congelados: Normalmente se usan para helados.
    • Para productos refrigerados. Se suelen usar para bebidas o productos en los que el público ya conoce las características.
  • Vitrinas frigoríficas: Expositor con superficie horizontal, escalonado o con pocos pisos, pensadas para servir al cliente. Existen diferentes tipos adaptados a cada tipo de producto:
  • Murales refrigerados: Expositor vertical con varios pisos horizontales o inclinados, pensados para autoservicio. Pueden ser con puertas o no y normalmente de temperatura positiva.
  • Islas de congelación: Expositor horizontal para productos congelados, pensados para autoservicio. Pueden ser con puertas o no.
  • Congeladores horizontales con puertas de cristal: Expositor horizontal para productos congelados, pensados para autoservicio. Suponen una alternativa económica y de poco consumo a la isla de congelación

¿Qué caracteriza un frigorífico expositor?

Algunos parámetros útiles para escoger un expositor son los siguientes:

  • Temperatura de conservación: Algunas temperaturas de referencia para la conservación de los productos son las siguientes:
·       Producto  Temperatura
Carne 2 ÷ 4 °C
Pescado 0 ÷ 2 °C
Fruta y verdura 6 ÷ 8 °C
Lácteos 4 ÷ 8 °C
Refrescos 2 ÷ 4 °C
Alimentos ultracongelados -20 ÷ -18 °C

(Estas temperaturas son orientativas y dependen de cada producto específico)

  • Espacio del que disponemos: El expositor frigorífico debe adaptarse al local del que disponemos.
  • Costumbres: Desde el punto de vista del usuario, existen ciertos productos que estamos acostumbrados a verlos de una manera concreta y si se cambia el método “tradicional” puede provocar rechazo o todo lo contrario. Se debe valorar si se quiere correr el riesgo.
  • Tipo de servicio: Pueden ser para autoservicio o no.
  • Estética: Deben integrarse en el ambiente del local.
  • Consumo energético: Hay expositores abiertos y expositores cerrados. Los primeros facilitan el acceso al producto y así el volumen de ventas, pero el consumo energético es sustancialmente mayor. Los segundos dificultan el acceso, pero ahorran energía; además, las oscilaciones de temperatura son menores.

¿Cómo elegir un frigorífico expositor?

Para elegir correctamente un frigorífico hay que valorar las necesidades del producto y todos los parámetros mencionados anteriormente. La mejor opción es ponerse en contacto con profesionales que estudien cada caso y hagan un proyecto para encontrar la solución que se adapte más a las necesidades. Para poder sacar el máximo provecho del expositor, debe tenerse en cuenta el servicio que debe ir añadido al expositor frigorífico: entrega y servicio técnico.

Deja un comentario